TIPS CON LAVANDA

Desinfectante y calmante

Para tu ropa de cama

 

“Y sin embargo, durmió un sueño de párpados azules, en sábanas de lino blanco, planchado y perfumado con Lavanda” (Keats, “La víspera de Santa Inés”).

 

 

El poeta británico Rupert Brooke afirma que la vida es la verdadera amante del Alma y detalla todas las maneras con las que la vida intenta seducirnos con los simples esplendores de lo cotidiano.

 

Una de las cosas que aconseja Sarah Ban Breathnach, en su libro “El encanto cotidiano”, es que tus sábanas y mantas sean una caricia para tu piel. No hay nada de virtuoso en aferrarse a sábanas viejas y andrajosas. Así que te propongo este mes, al igual que los árboles sueltan sus hojas viejas, desprenderte de todas esas sábanas, mantas y toallas rotas. Todas, por más atractivas que sean, tienen una vida útil.

 

Y ahora sí, elegí tejidos que sean suaves y seductores para tu piel. Nada mejor que los tejidos naturales: el algodón, el lino. No hace falta gastar una fortuna. Leé las etiquetas para conocer su composición y evitá los tejidos sintéticos, además de contaminantes se estropean enseguida. Las fibras naturales “respiran” más que las sintéticas.

 

“Esta cama es tu centro. / Estas paredes tu esfera.” John Donne.

 

La Lavanda es una planta excelente para la ropa de cama y su aceite esencial UN DESINFECTANTE NATURAL. Su nombre proviene del latín “Lavare” que significa “lavar”.

 

PH: Debby Díaz

Utilizá un agua de Lavanda como suavizante para lavar tu ropa de cama (elaborá una infusión con las flores), o colocá 5 gotitas de aceite esencial en una cucharada sopera de vinagre de alcohol para incorporar en la gaveta del enjuague en tu lavarropas.

 

“La vida es la verdadera amante del Alma y detalla todas las maneras con las que la vida intenta seducirnos con los simples esplendores de lo cotidiano. “

 

A esta misma infusión podés colocarle un 50% de alcohol de cereal y utilizarla para pulverizar encima de tu cama para invocar al sueño. O cuando salgas de la cama luego de una noche de sueño profundo y dejes ventilando tus mantas, como desinfectante y desodorizante natural. Estarás eliminando olores rancios además de higienizarlas. Sobre todo en las épocas de frío que el calor en forma de vapor y el grosor de las mantas puede llenar de olores desagradables tu cama.

 

Que el acto de cambiar las sábanas se convierta en una diversión, nos aconseja Sarah. Podés poner música “que inspire a tu cuerpo a balancearse con graciosos movimientos y tórridos tangos”. Sostené la ropa de cama usada en tus brazos como si fuera un amante y bailá con ella en la pista antes de meterla en el cesto de la ropa sucia. Durante la noche te ha prestado un noble servicio, no te apresures en despedirte de ella.

 

Estiráte sensualmente para que tus movimientos sigan la música, desdoblá las sábanas y fundas de la almohada limpias, dejálas flotar y sacudílas en el aire. Acercáte el tejido a la mejilla para notar su tacto, para olerlo. Acariciá las sábanas alisándolas sobre el colchón. Ahuecá bien los almohadones. Ahora, rociá todo con tu agua de Lavanda. Dejalo secar dos minutos aproximadamente y luego colocá las mantas y la colcha.

 

“La fresca suavidad de las sábanas, tan pronto ahuyenta los problemas y el aspero beso masculino de las mantas…”

 

¿Podrías hablar con esta poética de tu ropa de cama?

 

Si querés aprender a crear productos de aromaterapia para tu hogar, no te pierdas mi curso online “Velas Naturales”, donde aprenderás a elaborar velas de soja naturales, para ambiente y masajes, y velas de cera de abejas 100% naturales.
Dale click acá para ver el contenido completo de este hermoso curso online.

O también podría gustarte el ebook “Guía de perfumería Artesanal”. ¡Hacé click encima de cada uno para verlos!

Con amor♡

Ana-

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte esto

Copiar el enlace al portapapeles

Copiar